¿Qué hacer con el plástico en los alimentos?

Durante varios meses hemos visto circular en las redes sociales, imágenes de alimentos empacados en plástico en los supermercados. Los comentarios y reacciones permiten ver la indignación que provoca en la gente esta práctica.

La premisa de varias críticas radican en que es ilógico envolver en plástico alimentos que ya cuentan con una cáscara o envoltura natural, es decir, carece de utilidad y solo contamina el ambiente. Sin embargo, existen unos aspectos que nos hacen replantear este pensamiento.

El 14 de abril, Semana Sostenible publicó un artículo de la BBC (https://sostenibilidad.semana.com/actualidad/articulo/tienen-algo-bueno-los-empaques-de-plastico/43809) acerca de este debate. En una parte del texto se dice que “hace aproximadamente una década, un supermercado de Reino Unido experimentó con sacar todas sus frutas y verduras de sus envases, y su tasa de desperdicio de alimentos se duplicó.” Aquí se plantea un debate, pues si bien los residuos plásticos contaminan si no se manejan adecuadamente, los alimentos vendidos de forma “natural” tienen menor vida útil, por ende se afecta la cadena de producción y consumo, lo que impacta la distribución.

Debemos ser conscientes que nuestra presencia en la tierra tiene un impacto, pero no podemos renunciar al desarrollo y bienestar de la población con base en ideas erradas sobre el cuidado medioambiental.

Por eso, como hemos venido repitiendo, el problema no es el plástico en sí, sino el uso y disposición final que le demos. Para ello, debemos articular a los productores, consumidores, academia y gobierno, en prácticas responsables que permitan una política seria de reciclaje, en la que gocemos de los beneficios del plástico respetando nuestro entorno.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.